La Moda del Pádel ¿Burbuja o Futuro?




La moda del pádel, como algunos lo llaman, nos genera algunas preguntas al respecto. ¿Se ha convertido el pádel en una burbuja deportiva donde la construcción de pistas de pádel es el principal beneficio? ¿o simplemente es otro deporte en auge, pero que no deja de ser una moda más dentro de los deportistas, gimnasios y clubes? o por el contrario, sí que esta actividad deportiva ha  llegado para quedarse, y éste va a ser el futuro de los juegos de raqueta, convirtiéndose en el deporte más practicado del país.

Para responder a todas estas cuestiones, a continuación te damos todos los datos necesarios para que saques tus propias conclusiones.

La burbuja del pádel.

La verdad, es que solamente hace falta coger el coche y darte una vuelta por las poblaciones y ciudades de nuestro alrededor y te será difícil de contar con los dedos de tus manos las pistas y/o clubes de pádel que has visto.
Igualmente, si vas a cenar con amigos, antiguos compañeros, colegas del trabajo, clientes o cualquier otro grupo de gente, seguro que varios de ellos (por no decir muchos) practican el ya famoso deporte, con lo cual estarás de charla con otros padeleros. Y el que no juegue habitualmente, seguro que lo ha probado o está pensando en hacerlo.

Esto demuestra que es un deporte en auge, que cada vez tiene más adeptos y evidentemente es necesario dar pista a todos estos practicantes de pádel así como ofrecer palas de pádel todos ellos, zapatillas, bolsas, ropa y todo tipo de complementos varios.

Todo esto hace que se haya creado un gran mercado alrededor del actual deporte estrella del mundo de la raqueta, que evidentemente mueven unas elevadas cantidades de euros.

Pero ¿es sostenible este ritmo de crecimiento? es más, ¿son rentables las actuales pistas de pádel y las instalaciones creadas hasta la fecha dedicadas a este deporte? La respuesta rápida que nos viene a la cabeza es: pues claro, si las pistas siempre están llenas! …pero la verdad es que hay serias dudas sobre la buena situación económica de dichos negocios.

Para dar respuesta a esas dudas, haremos una clasificación para determinar en que casos es un buen negocio y en cuales, quizás, no tanto.

  1. Instaladores de pistas.

    Estos son de los más beneficiados de la popularidad  y la modea del pádel, ya que no paran de construir, instalar, montar y equipar pistas y más pistas. En cualquier ciudad, población por pequeña que sea, seguro que tiene o tendrá en breve al menos una zona  ‘padelera’ para poder practicar  este fenómeno social deportivo.

  2. Club de tennis (el de toda la vida)

    No pasa desapercibido, que muchos de los clubs de tennis, que encontraron su espacio y público en los años 70 y 80, en la actualidad no estaban pasando sus mejores momentos. Estamos hablando de aquellas entidades dedicadas al tennis y que crecieron y gozaron de gran popularidad y prestigio, y desde hace ya unos años, con la llegada y popularidad del pádel, han visto una oportunidad para ver de nuevo un buen movimiento de gente por sus instalaciones. Ellos fueron los primeros interesados en apostar por el pádel, para poder regenerar el negocio y ampliar su público y clientes.
    Y son estos clubes, los clubs de tennis de toda la vida que al ser los primeros en lanzarse al ruedo con este deporte de raqueta sin cuerdas, que  seguramente la mayoría han sido capaces de amortizar y rentabilizar rápidamente (o más lentamente) la inversión realizada, siempre que hayan realizado un buena gestión, ofreciendo un servicio de calidad y precio correcto. Ahora pueden afrontar y jugar con la bajada de precios de sus alquileres de pistas  y así “dejar la pelota” en el terreno de la nueva competencia, que tiene que calcular muy bien su ajuste de precios para amortizar su inversión inicial.

  3. Clubs de Pádel.

    A la vista está , que han surgido muchísimos nuevos clubs destinados a esta afición deportiva desenfrenada, saliendo de la nada, construidos en pocas semanas en terrenos que llevaban en venta o alquiler desde hacía años. Muchos entusiastas del pádel, han  visto en su deporte preferido una buena inversión, un buen negocio y una buena actividad para emprender y ganarse la vida por un buen tiempo, y se han atrevido a ello pero, no todo es tan fácil, sencillo y amortizable rápidamente. Muchas de estas nuevas empresas, clubs y negocios tienen que luchar contra una competencia voraz, creciente e incluso desproporcionada por los márgenes de beneficio que están recibiendo, viéndose forzados a ofrecer cada vez mejores servicios a un menor precio, ya que los ‘padeleros’ han detectado rápidamente la gran oferta en su zona y no les importa variar su punto de encuentro al mejor postor, y estos ‘clientes’ cada vez son más exigentes en precios, instalaciones  y calidad del servicio.

La moda del pádel ¿Es sólo eso?

padel players

Ésta es una pregunta, e incluso una afirmación, que mucha gente hace. La gran fuerza con la que ha penetrado esta actividad en el mundo del deporte ha sido, cuanto menos, impresionante.
Aterrizó en España en el Marbella Club, y fue practicado inicialmente por poca gente, casi nadie lo conocía, ni sabía exactamente como se jugaba y se considero un deporte algo elitista, ya que parecía que estaba muy ligado al mundo y gente del ambiente tenístico, al cual jugaban algunas personas conocidas y famosas. Pero, fue al cabo de unos años, que empezó a emerger entre un amplio abanico de clubs deportivos, ya que se requeria de relativamente poco espacio y un fàcil mantenimiento y esto lo popularizó cada vez más, hasta llegar a la moda del pádel actual. Podríamos decir que el pàdel aniquiló definitivamente otras dos deportes de raqueta, como son el squash y el frontón.

El pádel no se ha convertido en un deporte competitivo, al nivel  que la gente siga a los grandes gurús de este deporte, ni que la gente asista masivamente a las competiciones profesionales para disfrutar del espectáculo,  sinó que, en el caso de los amateurs,  ha pasado a ser el deporte social por excelencia, ya que agrupa a gente diversa y movida por el placer de pasar un buen rato, entre amigos, realizando una actividad física apta para todos los públicos y para todas las edades donde tanto mujeres como hombres aprovechan para organizar sus partidos y finalizar la actividad con un buen post-partido donde se juega el último set…el bar o la terracita donde tomarse una buena cerveza, un bocata o unas tapas.

Es por todo esto, que parece que los padeleros no parecen tener la finalidad de convertirlo en una simple moda, sinó en un factor social, donde organizan partidas improvisadas, pachangas domingueras, torneos, partidas americanas o canárias, partidos familiares y donde los miles de grupos de whatsaap generan decenas de miles de mensajes buscando jugadores de última hora para completar pistas para esa misma tarde o el siguiente día.

Se podría decir que la moda del pádel, no es tal, sinó que ha venido para labrarse un futuro en nuestras vidas deportivas y sociales a largo plazo y quizás se puede ir olvidando la frase de : la moda del pádel ya pasará…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.